¿Cómo sacarle rentabilidad a un negocio?

Antes de iniciar, debemos tener en cuenta que el cálculo que podamos obtener de la rentabilidad de un negocio, es equivalente a la inversión que hemos dispuesto para ello y en esta medida, la ganancia que nos ha generado.

Anuncios publicitarios

Estos datos nos serán entregados por las utilidades que se hayan producido y en caso de venderlo, la rentabilidad saldrá de la diferencia entre el peso al que lo ofrecimos y la inversión que tuvimos para obtenerlo.

Un ejemplo de esto, es: si se invirtió alrededor de $2’000.000 y pasado un año, nos generó utilidades por apróximadamente 4’000.000, la rentabilidad equivalente al negocio en general será de (2’000.000 / 4’000.000) x 100 = 50%

Por otro lado, si se trata de un proyecto de negocio, es decir que está en proceso para su posterior ejecución, la rentabilidad la podremos hallar cuando tomemos la cantidad de la inversión y la comparemos con las ganancias que esperamos tener de este negocio, este, estará dado correspondientemente por las utilidades que hayamos proyectado. En otras palabras y más específicamente, será la diferencia equivalente entre los ingresos y los egresos previstos.

Anuncios publicitarios

Pero, entonces, ¿Cómo obtener una rentabilidad por mi negocio?

Para obtener beneficios y en general, una rentabilidad que sea generada por mi negocio, tendremos que tener dispuesta una cadena de acciones que serán regidas por un funcionamiento eficaz acerca de la actividad a la que esté dirigido nuestro negocio particularmente. Adicional a esto, debemos fijarnos una serie de expectativas reales, con resultados provistos para darle una visión a la empresa de forma más concreta y visualizarlo.

Cuando se es responsable y dueño de un negocio con fines que corresponden a una actividad lucrativa, la gestión y las acciones de la empresa deben centrarse en tareas para la planificación, dirección y demás áreas que permitan la optimización y mejoramiento de los productos y que, de esta manera, sean explotados y nos ofrezcan una rentabilidad para su sostenimiento propio y el nuestro.

Consejos claves para sacarle rentabilidad a un negocio

Una de las preocupaciones que deben estar presentes, es que la gestión del negocio y demás actividades en movimiento, correspondan de forma directa a los objetivos y las propiedades que nos hayamos planteado en el principio y durante el procedimiento del desarrollo del negocio. Para hacer valer esto, hay que tener en cuenta que se deben respetar, acatar y obedecer un conjunto de consejos básicos y claves que veremos a continuación:

La intención y el objetivo

Una de las claves para sacarle rentabilidad a cualquier negocio que nos propongamos, es la intención, que corresponda a: el sentirnos cómodos y agusto con la actividad que hayamos elegido, esto, además de motivarnos por el mismo. Muy pocas personas prestan atención a este consejo, lo que ignoran y desconocen, es que es una de las claves principales del éxito en cuanto a la gestión de un negocio. Esto se acompaña de la dedicación contínua de nuestra parte y las ilusiones y expectativas que le otorgamos.

Por otra parte, no podemos dejar de lado que, bajo cualquier circunstancia, el principal objetivo de un negocio es ofrecer un servicio o un producto que está dirigido a una clase de consumidores determinados, donde la clave podría basarse en el modo en que nos ubicamos en un punto de partida y conocemos las exigencias de manera profunda y real del mercado y del producto que está en él. Con relación a esto, tendremos en cuenta los siguientes aspectos:

-Por nuestra cuenta, debemos adquirir conocimientos y experiencia previamente, para que, podamos aplicar estos conocimientos a nuestro negocio. De esta manera, contribuiremos a la rentabilidad del negocio.

-Se puede considerar formarse en una organización o entidad cualificada en la que, me instruyan sobre cómo cultivar y manejar las competencias que tengo y las que voy a desarrollar con el paso de la experiencia y la formación.

-Siendo otra alternativa, está el buscar una concordancia o diferencia entre socios, inversionistas y agentes que se involucren para que complementen espacios de información en cuanto a la gestión del negocio que estoy proyectando y construyendo. Esto, con el fin de obtener conocimiento propio para aplicar por la carencia de experiencia.

El liderazgo

Otra parte realmente necesaria y fundamental, es ejercer con eficiencia el liderazgo del negocio que se encuentre en gestión. Al liderazgo, entre otras tareas, le corresponde asumir una condición que trabaja en pro del funcionamiento del negocio, mediante el estatuto y los empleados para llevarlos a una organización adecuada y eficaz en cuanto a sus labores y de esta manera, aumentar las posibilidades de rentabilidad e igualmente las ganancias.

Cuando este no es el caso, se aumentan las posibilidades de que personas externas se hagan cargo de la situación que no le compete más que al dueño del negocio, y en consecuencia, se generen labores ineficientes por parte de los departamentos y con ello, de los empleados que no están directamente relacionadas con los objetivos que hemos fijados para nuestro propio negocio.

rentabilidadA este punto también le corresponde señalar que el negocio debe estar compuesto por empleados cualificados, con experiencia y conocimiento para trabajar en pro de la empresa. Pero esto no es motivo para que lideren una situación que no les compete, pues son delegados a sus departamentos respectivos en cuanto a sus funciones.

Hablando propiamente de la capacidad de liderazgo que se debe tener y fortalecer con el paso del tiempo y la experiencia, debemos saber que le corresponde consolidar un grupo que trabaje en equipo para cumplir con las expectativas que beneficiarán a todos. A esto se le debe agregar una motivación de peso que satisfaga a todos, las condiciones de trabajo deben ser adecuadas y buenas para ellos, no sólo en todo lo que incumbe a el área comercial, sino también a la sección administrativa.

Como último punto a mostrar en la parte del liderazgo por parte del dueño, debemos reconocer que un vendedor o trabajador que se comprometa de forma fuerte con la empresa o el negocio, lo convierte rápidamente en un agente fiel hacia los clientes, lo que permite una atracción que muchos líderes no reconocen y deberían atesorar en sus equipos de trabajo.

Las prioridades

Fijar y estructurar de forma eficaz las prioridades en cuanto al negocio, es una de las claves para alcanzar el éxito en la gestión de nuestra empresa. Este punto mantiene que se debe aplicar el sentido común en la medida en que diferenciamos y combinamos las cosas que consideramos importantes, de las que son urgentes. A este aspecto se le atribuye una buena cantidad de cualidad innata que se verá reflejada en los conocimientos que podremos aplicar al negocio en cuanto al mercado y en otros factores.

Para finalizar este contenido en el que mostramos cómo sacarle rentabilidad a un negocio, tu negocio, es importante destacar que la calidad del servicio o producto que se esté ofreciendo debe ser realmente buena y provechosa, además de cubrir una necesidad que satisfaga las crecientes demandas por parte de posibles clientes potenciales, si este no es el caso, estará incompleto el conjunto de acciones que nos darán las ganancias de nuestro negocio.

Leave a Response